La Huella del Císter en Castilla y León (inaugurada el 15 de diciembre de 2010)
Miércoles, 30 de Marzo de 2011 11:44
PDF Imprimir
El monasterio de Santa María de Valbuena llegó a atesorar un importantísimo número de obras de arte, algunas de ellas ejecutadas por los mejores maestros del momento, como es el caso de los relieves que aún se conservan del insigne escultor Gregorio Fernández.

El transcurrir del tiempo y los consecuentes cambios de gusto, así como los procesos desamortizadores sufridos durante buena parte del siglo XIX, mermaron de forma drástica los bienes de la abadía. Tan sólo su iglesia ha conservado parte de aquel rico patrimonio mueble que, en lo fundamental, está formado por retablos barrocos. Junto a estos retablos, el resto del actual patrimonio del monasterio de Santa María de Valbuena lo constituyen una serie de piezas pétreas, fragmentos cerámicos, pinturas y esculturas que han sido restauradas recientemente.

La recuperación de todo este patrimonio ha posibilitado su exhibición en una exposición que nace con carácter permanente en el monasterio de Santa María de Valbuena.

La práctica totalidad de las obras que se pueden contemplar se exponen por vez primera y lo hacen bajo un discurso expositivo que tiene como hilo conductor la vinculación de este interesantísimo patrimonio con el monasterio de Santa María de Valbuena. No obstante, se han seleccionado algunas piezas que han llegado para la ocasión procedentes de localidades cercanas. Todas ellas, se han ordenado, en la medida que ha sido posible, atendiendo a su temática, material y cronología, así como a las posibilidades ofrecidas por el espacio.

 

Nos gustaría colocar cookies en su ordenador para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, consulte nuestra política de privacidad. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de privacidad.

Acepto cookies de este sitio web.

EU Cookie Directive Module Information